top of page

Punta Catalina: Un enfoque ecológico hacia la sostenibilidad y la innovación en la construcción

Actualizado: 23 nov 2023


18 de noviembre de 2023


Después de años de ser politizada y criticada, con o sin fundamentos reales, la verdad es que estas plantas están operando de manera altamente eficiente. Representan un activo de alto valor para el sistema eléctrico dominicano. La energía que generan no solo supone un beneficio neto de aproximadamente 200 millones de dólares anuales para nuestra economía, sino que también establece un estándar de bajo costo en la producción energética. Este factor se convierte en referencia para el Estado al adquirir energía de otras empresas privadas del sector.


Sin embargo, algunos sectores dentro del ámbito ecológico local han mantenido una campaña constante sobre la posible contaminación ambiental generada por el funcionamiento de este sistema. Es innegable que toda actividad productiva humana causa, en mayor o menor medida, algún impacto en la naturaleza, a pesar de las medidas adoptadas para mitigarlo. Por ende, el objetivo es reducir este impacto al mínimo utilizando la tecnología adecuada.


En este contexto, es relevante mencionar las cenizas generadas diariamente como resultado de la operación en el complejo Punta Catalina, un tema que preocupa a los ambientalistas. El cemento es el segundo material más utilizado en el mundo, después del agua, y es la base fundamental de la industria de la construcción, un sector vital en cualquier economía global. Sin embargo, la producción de cemento es una de las actividades más contaminantes, emitiendo a la atmósfera la misma cantidad de dióxido de carbono que la cantidad de cemento producido.


Por consiguiente, promoveríamos la idea de utilizar las cenizas de la calcinación del carbón mineral (combustible de Punta Catalina) como sustituto de una parte del cemento empleado en la industria de la construcción. Esto representaría un beneficio ambiental considerable al utilizar este residuo en la producción de concreto, contribuyendo a reducir la cantidad de cenizas y, consecuentemente, la producción de cemento, disminuyendo así la contaminación atmosférica.


¿Por qué las cenizas resultantes de la calcinación del carbón mejoran el concreto y reducen el uso del cemento? Hay dos posibilidades:


1. La composición química de la ceniza resultante podría convertirla en una puzolana. En este caso, al añadir la ceniza a la mezcla de hormigón, al reaccionar con el hidróxido de calcio del cemento, se activa y se convierte en un aglutinante con propiedades superiores al propio cemento. Además, el diminuto tamaño de las partículas de ceniza en la mezcla proporciona mayor resistencia y compacidad al hormigón resultante.


2. Incluso si la composición química de la ceniza resultante no es adecuada para ser puzolana, su uso sigue siendo crucial en la producción de hormigón. Aunque sean inertes y no puzolánicas, debido a su tamaño microscópico, actúan como material de relleno en las cavidades mínimas del material obtenido, contribuyendo significativamente a su compacidad y resistencia.


En conclusión, consideramos que las cenizas obtenidas tienen un valor significativo para los productores de hormigón y bloques. Esto redundará en una mejora en la calidad y los costos de estos productos, ya que el cemento es el componente más costoso en la fabricación de hormigón.


Punta Catalina se encuentra estratégicamente ubicada en una región que es, si no la mayor, una de las principales productoras de hormigón en el país. Esta ubicación representa una ventaja adicional al reducir los costos de transporte.


Si se logra implementar este enfoque a gran escala, no solo sería una mitigación parcial de los posibles impactos ecológicos de la generación de energía, sino también una demostración de eficiencia de gran valor para el país y la opinión pública.


¡Aprendamos a valorar lo nuestro y a sacar el máximo provecho de ello!


Autor: ING. José Peralta -

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page